12 atracciones imperdibles en Jerusalén

Si estás planeando visitar la ciudad sagrada de Jerusalén, lo más seguro es que haya un sinfín de sitios que desees visitar. Y es que esta histórica ciudad cautiva a millones de visitantes anualmente quienes buscan descubrir las maravillas arquitectónicas y religiosas que tiene para ofrecer.

La ciudad de Jerusalén es conocida por su importancia religiosa para las principales religiones del mundo, como lo son el cristianismo, judaísmo e islam. Ha sido hogar de eventos religiosos, y destruída más de doce veces. 

Sin dudas es un destino encantador e interesante, así que si eres amante de la historia y cultura, un viaje a la capital religiosa del mundo te llenará de nuevos conocimientos. ¡Chequea los sitios imperdibles en tu visita a Jerusalén!

Haram Al-Sharif (Monte del Templo)

Puede que sea uno de los sitios más icónicos y reconocidos de la ciudad. El Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas abarca aproximadamente quince hectáreas y es considerado sagrado. 

Si quieres seguir los pasos de siglos de peregrinaje, visitar este santuario te hará volver al pasado y entender por qué es tan sagrado para las religiones. 

Este hermoso templo está ubicado sobre la Ciudad Vieja, y su cúpula dorada te sorprenderá, especialmente cuando descubras que fue el lugar donde, según la historia, el profeta Abraham ofreció a su hijo como sacrificio a Dios, además de otros importantes acontecimientos como la ascensión de Mahoma al cielo.  

El lado sur del monte alberga la Mezquita Al-Aqsa, que se dice que es una de las mezquitas más antiguas del mundo.

Muro de las Lamentaciones

Muy cerca del Monte del Templo se encuentra el famoso Muro de las Lamentaciones, que es el muro de contención sobreviviente del Primer Templo de Jerusalén. Su nombre proviene de los lamentos ocurridos en el pueblo por la pérdida del templo muchos años atrás, y se convirtió en un lugar de peregrinación especialmente para el judaísmo. 

El Barrio Judío de la Ciudad Vieja se extiende aproximadamente desde la Puerta de Sión hacia el este hasta la Plaza del Muro Occidental. Esta parte de la Ciudad Vieja fue destruida durante los combates entre árabes e israelíes en 1948 y ha sido reconstruida ampliamente desde 1967.

Durante tu visita, no puedes perderte los túneles del Muro Occidental, que te llevarán debajo de la ciudad, y de vuelta al nivel de la ciudad original. 

Iglesia del Santo Sepulcro

La Iglesia del Santo Sepulcro es un destino imperdible durante tu viaje a Jerusalén, y se debe a que este es el lugar más sagrado para la religión cristiana en la ciudad. Allí se dice que fue el lugar donde Jesús fue crucificado.

El sitio para construir la iglesia fue elegido por Santa Elena, madre de Constantino el Grande durante su gira por Tierra Santa. Ella fue quien anunció al mundo bizantino que este lugar era el Calvario (o Gólgota) de los evangelios, y la actual iglesia data del siglo XI, tras haber sido destruida la iglesia original que data del año 335 d.C. 



El interior de la iglesia es una pieza de arquitectura religiosa de una belleza opulenta y sin dudas debes apreciarla. La Iglesia del Santo Sepulcro es el punto final de la peregrinación de la Vía Dolorosa, y las últimas cinco estaciones de la cruz se encuentran dentro de la propia iglesia.

Su interior contiene varias reliquias sagradas, y los cuartos dentro de la iglesia son propiedad de diferentes denominaciones cristianas.

Barrio Armenio de Jerusalén

Dirigiéndose al sur desde la Ciudadela, la calle del Patriarcado Armenio es la calle principal del pequeño Barrio Armenio de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Dentro de las calles estrechas aquí se encuentran la Catedral de Santiago y la Capilla de San Marcos.

Los armenios han sido parte de la comunidad de Jerusalén durante siglos, llegando por primera vez a la ciudad durante el siglo V. Muchos más llegaron durante la era otomana y después de los conflictos entre Armenia y Turquía a principios del siglo XX.

Este es el rincón más tranquilo de la Ciudad Vieja para explorar y un buen lugar para pasear y relajarte un poco durante tu recorrido por Jerusalén.

Seguir la ruta de la Vía Dolorosa

La Vía Dolorosa es una de las principales razones por las cuales miles de personas viajan a Jerusalén al año, siendo para muchos el punto culminante de una visita a la ciudad.

Esta caminata sigue la ruta de Jesucristo después de su condenación mientras carga su cruz hacia la ejecución en el Calvario. La caminata se sigue fácilmente de forma independiente, y si tienes suerte de estar allí un viernes, puedes unirte a la procesión a lo largo de esta ruta encabezada por los monjes franciscanos italianos.



El curso de la Vía Dolorosa está marcado por las catorce Estaciones de la Cruz, algunas de las cuales se basan en relatos de los Evangelios y otras en la tradición.

Una vez allí, la caminata comienza en el Barrio Musulmán de la Ciudad Vieja en la calle Vía Dolorosa (primera estación, cerca de la intersección con la calle HaPrakhim), desde donde sigue la calle hacia el oeste a través de ocho estaciones hasta llegar a la novena estación en la Iglesia del Santo Sepulcro, donde están las últimas cinco estaciones.

En la segunda estación conseguirás la Capilla de la Flagelación, construida en el sitio donde se cree que Jesús fue azotado.

Torre de David y sus alrededores

La Ciudadela, conocida popularmente como la Torre de David, es un sitio ancestral que en realidad no tiene relación con David, ya que fue erigida por el rey Herodes para proteger el palacio que construyó aproximadamente en el año 24 a. Su ciudadela original tenía tres torres que llevan el nombre de su hermano Fasael, su esposa Mariamne y su amigo Hippicus.

Después de la conquista de la ciudad por parte de Tito en el año 70 d. C., los romanos colocaron una guarnición aquí, pero más tarde la ciudadela se deterioró. Fue reconstruida sucesivamente por los cruzados, los mamelucos de Egipto y los turcos, durante sus años de reinado sobre Jerusalén. El edificio que verás ahora fue construido en el siglo XIV sobre los cimientos de la Torre Fasael original.

En el interior se encuentra el Museo de la Torre de David, que transmite la historia de Jerusalén. Se puede ver una exhibición permanente de exhibiciones arqueológicas, junto con exhibiciones temporales que exploran facetas de la cultura y el patrimonio de Jerusalén.

Si subes a la azotea de la ciudadela, serás recompensado con una de las mejores vistas de la Ciudad Vieja de la ciudad, y durante la noche, hay un espectáculo de luz y sonido allí, con imágenes proyectadas en las murallas de la ciudad. ¡Aprenderás muchísimo de historia!

Barrio cristiano de Jerusalén

Es uno de los cuatro barrios que conforman la Ciudad Antigua de Jerusalén, y dentro de ella se encuentra la mencionada Iglesia del Santo Sepulcro. Este barrio se sitúa hacia el norte desde la Puerta de Jaffa.

Allí conseguirás un sinfín de callejones donde se encuentran populares mercados o zocos de souvenirs turísticos más populares de la Ciudad Vieja y un montón de iglesias que vale la pena explorar.



La Iglesia Protestante de Cristo, en la Plaza Omar ibn al-Khattab, conseguirás un museo muy interesante con exhibiciones de documentos peculiares y una cafetería. En la Iglesia Luterana del Redentor (Muristan Road), al subir al campanario, podrás disfrutar de increíbles vistas de la Ciudad Vieja. Además, no olvides visitar la Iglesia de San Juan Bautista, la iglesia más antigua de Jerusalén.

Barrio musulmán de Jerusalén

Durante tu viaje no puedes perderte visitar el distrito más bullicioso y vivo de Jerusalén, el Barrio musulmán, que alberga el mejor zoco comercial de la Ciudad Vieja. Esta área se extiende aproximadamente desde la Puerta de Damasco a través de la parte noreste de la Ciudad Vieja.

Un montón de hermosos restos sobrevivientes de la arquitectura mameluca se alinean en las calles aquí, incluido el Khan al-Sultan (Calle Bab al-Silsila) del siglo XIV, donde puedes subir al techo para disfrutar de excelentes vistas a través de los carriles desordenados.

Si paseas por la calle Antonia, llegarás a la hermosa Iglesia de Santa Ana construida por los cruzados, y se cree que fue construida sobre el sitio de la casa de los padres de la Virgen María. 

Monte de los Olivos

Repleto de iglesias y hogar del cementerio en uso continuo más antiguo del mundo, el Monte de los Olivos tiene un interés particular para los peregrinos religiosos que viajan a Jerusalén, pero incluso para los no devotos, ya que pueden apreciar las espectaculares vistas panorámicas de la Ciudad Vieja desde la cima.

Este es el lugar donde según la Biblia, Jesús realizaba frecuentemente sus oraciones, y cuenta la historia que él mismo se encontraba allí el día que fue arrestado, específicamente en los Jardines de Getsemaní. También se cree que esta colina sagrada es el lugar donde Dios comenzará a resucitar a los muertos en el Día del Juicio.

Para los creyentes cristianos, aquí también es donde Jesús ascendió al cielo después de su crucifixión y posterior resurrección. La Iglesia de la Ascensión en la cima del monte data de 1910 y tiene las mejores vistas de Jerusalén. Bajando la ladera se llega a la Iglesia del Pater Noster construida junto al lugar donde, según la tradición, Jesús instruyó a sus discípulos.

Además, podrás descubrir la Iglesia de Todas las Naciones, y la Tumba de la Virgen María en el Monte de los Olivos.

Monte Sión

El Monte Sión, una pequeña colina inmediatamente al sur de la Puerta de Sión de la Ciudad Vieja alberga santuarios judíos y musulmanes, y en donde conseguirás varias iglesias muy interesantes. 

El Monte Sión ha sido reverenciado como el lugar donde Cristo celebró la Última Cena y donde la Virgen María pasó los últimos años de su vida, según algunas tradiciones cristianas (otra tradición dice que sus últimos días los pasó en Éfeso en Turquía). 

Es un importante sitio para los judíos, ya que allí es el lugar donde se encuentra la tumba del rey David. Al subir las escaleras desde el patio de la tumba, llegarás a la Sala de la Última Cena, que ha servido como iglesia y mezquita a lo largo de su larga historia.

Otros interesantes sitios a visitar son la Iglesia de la Dormición o Abadía de Hagia María, donde se supone que murió la Virgen, mientras que al este se encuentra la Iglesia de San Pedro de Gallicantu, donde se dice que Pedro negó a Jesús.

Museo de Israel

Este interesante museo fue inaugurado en 1965, y está formado por un complejo de museos que reúnen y exhiben tanto hallazgos arqueológicos como arte. Uno de los principales edificios es el del Santuario del Libro, el cual muestra la porción de Israel de los Rollos del Mar Muerto, que fueron desenterrados en el área del Mar Muerto durante la década de 1940.

En el edificio principal del complejo, el ala Judaica tiene una impresionante muestra de arte sagrado judío y muestras etnográficas de la vida judía en varios países. El ala arqueológica contiene exhibiciones fascinantes desde los primeros días del asentamiento aquí hasta los romanos.

Por último, el ala de Arte tiene una buena colección de obras de pintores israelíes, así como piezas de Gauguin, Renoir y Van Gogh.

Valle de Cedrón

El hermoso Valle de Cedrón se encuentra ubicado entre el Monte de los Olivos y el Monte Sión y es una de las zonas más antiguas de Jerusalén. 

Tanto los judíos como musulmanes creen que en el Valle de Cedrón tendrá lugar el Juicio Final, una cuerda se extenderá desde las almenas del Monte del Templo, sobre el valle hasta el Monte de los Olivos, y los justos cruzarán, sostenidos por sus ángeles guardianes, mientras los los pecadores serán arrojados a la condenación.

Las excavaciones arqueológicas en el área han descubierto un asentamiento que data de hace más de 4.000 años. El sitio arqueológico se conoce como la Ciudad de David. También allí es donde religiosos consideran que puede ser el lugar donde Jesús realizó el milagro de curar a un hombre ciego.

Seas una persona religiosa o no, la historia sagrada de esta ciudad te impresionará y querrás volver a visitarla, así que no dudes en chequear nuestros Paquetes de Viajes a Israel y disfruta de las maravillas que te ofrece.



Respuesta en menos de 24hs. ¡Consulte Ahora!

Teléfono de Contacto
Fecha de llegada