Guía de Viaje a Croacia: turismo e información práctica

Todo lo que necesitas saber para viajar a Croacia

Croacia, un país con una población de poco más de 4 millones de habitantes, ofrece muchas posibilidades para disfrutar de sus vacaciones. El territorio nacional croata es de 56.594 kms2, con 31.479 kms2 de aguas costeras, adecuadas para la navegación, la natación y el buceo.

Situada en la costa este del mar Adriático, cuenta con un sorprendente patrimonio natural y cultural. Con más de 1.200 islas y arrecifes, 8 lugares declarados Parques Nacionales y 11 más, Parques Naturales. A todo ello hay que añadirle 7 monumentos que forman parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Croacia varía significativamente en su parte mediterránea y en la continental - desde la naturaleza y la vegetación hasta las delicias gastronómicas, incluso las influencias culturales del norte y el sur de Europa, cuando se trata de la actitud de la gente.

 

¿Qué ver y hacer en Croacia?

Croacia es un hermoso destino favorecido por la historia de Europa Central y sus condiciones climáticas, un destino ideal para un descanso vacacional. Un lugar ideal para visitar en cualquier temporada del año ya que dispone de multitud de atracciones turísticas que enamorarán a todos sus visitantes. Tiene playas paradisiacas, pueblecitos de piedra con mucho encanto, un montón de historia, ruinas impresionantes del imperio romano, ciudades amuralladas, paisajes asombrosos, maravillas naturales, una gastronomía rica y variada y una gente muy agradable, además de buenos precios.

Es un destino turístico muy versátil, que permite disfrutar del verano, con actividades náuticas y numerosas excursiones por tierra firme y del invierno, en la zona continental con sus centros recreacionales, invernales y rurales. Croacia es sin duda uno de los destinos turísticos europeos más completos de continente.

Posiblemente el destino turístico más visitado de Croacia sea Dubrovnik, una ciudad que hoy, afortunadamente, no tiene nada que ver con la que fue bombardeada en 1991. Su historia puede verse nada más llegar. Un paseo por las murallas que la rodean y un recorrido por el centro histórico visitando sus iglesias se antojan más que imprescindibles.

Zagreb, como capital del país, es otro de sus grandes destinos turísticos. Es la ciudad más grande de Croacia, y cuenta con 20 teatros, 30 museos y más de 25 galerías de arte y un magnífico patrimonio artístico y monumental. La Catedral de la Asunción, viejas iglesias barrocas y medievales y el Parque Natural de Medvednica son sus argumentos más atrayentes.

La Península de Istria es otro de los encantos de Croacia. A orillas del Adriático, ofrece hermosas e históricas ciudades medievales, como Pula (donde contemplar su anfiteatro romano), Rovinj, Vrsar o Novigrad (ciudades costeras) y Pazin, Motovun y Groznjan, más al interior. Mar, costas soleadas, puertos, bahías, colinas medievales, ciudadelas… Todo esto forma parte de Istria.

Hay otros puntos imposibles de dejar atrás en Croacia, como Sibenik y su pasado renacentista, Split y su Palacio de Diocleciano, las iglesias medievales de Zadar, Trogir y sus murallas griegas y venecianas, la costa dálmata, ciudades costeras como Hvar, Korcula y Mljet, y los paisajes de los Alpes Dináricos y los maravillosos Lagos de Plitvice.

 

Split, Croacia

Es La segunda ciudad más grande de Croacia con un casco antiguo que le cautivará desde el primer minuto. Protegida por la Unesco y bonita tanto de día como de noche, sobre todo gracias al majestuoso Palacio Romano de Diocleciano, que no se debe perder junto a la riviera de Makarska y las islas de Solta, Brac, Hvar y Vis.

 

Zagreb, Croacia

Capital de Croacia y también una de las ciudades más hermosas. Sus edificios históricos harán que se sienta como en una de las principales capitales de la Europa Central. Encontrará todo tipo de facilidades y no se cansará de visitar monumentos. Eso sí, está lejos de la costa y queda a muchos kilómetros de Dubrovnik, motivo por el cual muchos turistas deciden descartar su visita sin saber lo que se están perdiendo.

 

¿Qué visitar en Zagreb? - Cosas qué hacer en Zagreb

La Plaza de Ban Jelačić

Ubicada en el casco histórico de la ciudad, es una de las imágenes más icónicas de Zagreb. Es el centro de la vida social, centro de la zona peatonal y lugar de reunión de los locales.

 

La Ciudad Alta

Combina numerosas calles estrechas entre dos colinas, Kaptol y Gradec, entre las que existen numerosas atracciones, como la Plaza San Marco (donde reside el Parlamento croata), la Puerta de Piedra (en el pasado desempeñaba un papel de defensa y hoy es una plaza donde comprar una vela y rezar por cualquier cosa que le esté molestando en el momento), el mercado Dolac y el Museo de Relaciones Rotas, un recordatorio de las consecuencias del amor que no llegaron a buen puerto. Asegúrese de no perderse la espléndida Torre Lotrscak o la galería Klaricevi Dvori. La Ciudad Alta ofrece además una gran variedad de cafés y bares donde descansar después de un largo día.

 

La Catedral de Zagreb

También en la Ciudad Alta, es realmente una visita excepcional. Este edificio sacro de estilo gótico es el más alto de Croacia con cerca de 108 metros de altura y dedicado a la Virgen María.

 

Maksimir

Es el parque más antiguo de Croacia. El paisaje recuerda a los jardines ingleses y la mejor manera de descubrirlo es paseando sin prisa. Puede llegar al parque cogiendo los tranvías 11 y 12 desde la Plaza de Ban Jelacic. Si viaja con niños, es buena idea llevarlos al Zoológico, ubicado en la parte sur del parque. Cerca también se encuentra el estadio del club de fútbol de Zagreb, Dinamo.

 

Medvednica

Al norte de Zagreb está la montaña de Medvednica, cuya cumbre más alta es Sljeme. El nombre se traduciría como “la montaña del oso”. Lo que hace a la montaña particularmente interesante es el centro de deportes invernales donde está el World Cup Alpine Ski Race de Croacia. Medvednica se actualmente tiene el estatus de “parque de naturaleza”, es el hogar de muchas especies de animales y plantas. Algunos de los árboles que crecen allí tienen más de mil años de historia. En resumidas cuentas, si le gustan la naturaleza y el senderismo, debería explorar Medvednica.

 

También puede explorar otros puntos de interés cerca de Zagreb, como los Lagos de Plitvice o el castillo de Trakoscan.

 

Dubrovnik

Conocida como la Perla del Adriático y sin ser es para muchos la ciudad más bella del país. Una joya entre murallas medievales, bañada por un mar color zafiro y rodeada por montañas. Se ha convertido en uno de los destinos más solicitados por los europeos durante el verano, algo que no es de extrañar teniendo en cuenta lo mucho que puede ofrecer a los turistas.

Culturalmente es una caja de sorpresas, las vistas al mar Adriático son privilegiadas y las playas destacan por la pureza de sus aguas cristalinas. Eso sí, la mayoría de ellas son de piedras.

Dubrovnik es una ciudad que invita a pasear y la mayoría de los lugares de interés se concentran dentro de la ciudad amurallada y peatonal. Algunas de las cosas que podemos hacer además de visitar los típicos monumentos es pasar un día de playa, pasear la ciudad al anochecer, ver el atardecer en el Café Buza fuera de la muralla o visitar la exposición fotográfica “War Photo Limited”, con fotos reales de la guerra de los Balcanes a principios de los 90s.

 

¿Qué visitar en Dubrovnik? - Cosas qué hacer en Dubrovnik

Murallas de la ciudad

Con 22 metros de altura,  un grosor de entre 1,5 y 6 metros y unos 2 kilómetros de longitud, el recorrido por las murallas de la Ciudad Vieja de Dubrovnik es indispensable para contemplar toda la belleza desde otro punto de vista.

Hay tres entradas a la muralla, la puerta de Pile, la Fortaleza de San Juan y la Fortaleza de San Lucas. Es en la primera donde suele iniciarse el recorrido, ya que allí se venden las entradas para subir a los muros. Además, en la plaza situada frente a la puerta de Pile están las principales paradas de autobuses y taxis.

 

Gran Fuente de Onofrio

De forma poligonal y con 16 caños de agua en forma de máscaras fue muy dañada durante el gran terremoto de 1667, perdiendo parte de su belleza original.

En los calurosos días de verano se puede ver a decenas de personas refrescándose a su alrededor. Y es que en la plaza que alberga la fuente también están la oficina de turismo de Dubrovnik y el Monasterio franciscano que destaca por su claustro románico-gótico y porque alberga la tercera farmacia más antigua de Europa, que lleva funcionando desde 1317
.

 

Calle Placa o Stradum

Es la vía principal del casco antiguo de Dubrovnik. Los 300 metros de longitud, desde la Puerta de Pile hasta el Puerto Viejo, están llenos de tiendas, bares y restaurantes donde sentarse un rato a descansar y tomar un delicioso helado o un refresco. Para muchos la mejor heladería de Dubrovnik es Dolce Vita, en la calle Naljeshkoviceva 1a. Si viaja en invierno y no le apetece un helado no se preocupe: las crepes también son magníficas.

 

Palacio Sponza

Es un edificio gótico renacentista, antiguamente utilizado como Aduana y Casa de la Moneda, guarda los Archivos Estatales y la sala en memoria a los caídos durante la defensa de Dubrovnik en la Guerra de Independencia (1991-1995).

Junto al palacio se encuentra el Campanario de Luža, que tiene dos figuras de bronce que con mazos marcan las horas en la gran campana diseñada en el año 1506. Las figuras son copias, ya que las originales se guardan en el palacio Sponza.

 

Iglesia de San Blas

Construida a comienzos de siglo XVIII, ya que la que anteriormente se ubicaba aquí fue destruida en un incendio, quedando únicamente una estatua de San Blas, en cuyo honor se erigió la nueva iglesia.

Frente a la iglesia de San Blas se encuentra la pequeña fuente de Onofrio que, al igual que su hermana mayor fue construida dentro del proyecto del alcantarillado público de 1438.

 

Palacio Ducal

Fue el centro administrativo de la antigua República de Ragusa. Desde el Palacio Ducal se podía acceder al Palacio del Gran Consejo por una puerta donde se puede leer la inscripción: Obliti Privatorum Publica Curate (Olviden las cuestiones privadas, ocúpense de las públicas).

En el Palacio Ducal se puede visitar la sección cultural histórica de museo de la ciudad, ambientado con muebles de época, objetos de exhibición e imágenes de artistas italianos y locales.

 

Puerto Viejo de Dubrovnik

En este pequeño puerto es posible comer pescado fresco en alguno de sus restaurantes. También se pueden contratar excursiones en barco por la costa de Dubrovnik o hacia la isla de Lokrum.

Frente al Puerto está la Fortaleza de San Juan, construida en 1346 y que alberga el acuario y el Museo Marítimo de Dubrovnik.

 

Teleférico de Dubrovnik

Permite subir hasta la colina que está sobre la ciudad para tener las mejores vistas panorámicas de la Ciudad Vieja y el Mar Adriático.

Además, arriba, podrá acceder al Museo de la Guerra de Independencia.

 

Fortaleza Lovrjenac

Si es fan de Juego de Tronos, le gustará saber que la fortaleza Lovrjenac sirvió como escenario para recrear la Fortaleza Roja, donde se encuentra el Trono de Hierro. Está situada fuera de las murallas de la Ciudad Vieja, sobre un acantilado de 37 metros de altura y está abierta a las visitas.

 

Lagos de Plitvice

El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice es una de las visitas obligadas de Croacia y forma parte del Patrimonio Universal de la UNESCO con una extensión de 30.000 hectáreas de bosque, principalmente hayedos que dan cobijo a numerosas especies animales. Sin embargo la protagonista es el agua que ha ido modelando el paisaje a lo largo del tiempo. Hay 16 lagos de diferentes tamaños alimentados por el río Korana y comunicados entre sí por una tupida red de cascadas, canales, cataratas y saltos de agua. Estos lagos se alinean formando una sucesión de algo más de cinco kilómetros y medio.

 

Pula

Es la mayor ciudad de Istria, con unos 60.000 habitantes, y otro de esos lugares que no debería perderse si viaja Croacia. Lo que más sorprenderá al visitante es la huella que dejaron los romanos. Su monumento estrella es el Anfiteatro de Pula (uno de los más grandes y mejor conservados) aunque también destacan la Puerta de Hércules, el Templo de Augusto o el Arco del Triunfo de Sergii. Además, no olvide que siempre podrá escapar de sus calles para relajarse en el Parque Nacional de las Brijuni o en una de sus preciosas playas.

 

Zadar

Es una ciudad pequeña con mucha historia, más de 3.000 años, y la mezcla de estilos arquitectónicos que se aprecia en sus calles dan buena cuenta de las batallas que se libraron años atrás. Su antigua muralla, bien resguardada por las puertas del puerto y la puerta del continente, lo acogen y lo invitan a visitar las ruinas de su viejo foro romano, a la vez que puede visitar varias iglesias románicas. Además, no debe dejar pasar la oportunidad de escuchar los sonidos que emite su órgano marino, una auténtica joya creada por el arquitecto croata Nikola Basic que despierta el interés de los turistas.

 

Las playas de Croacia

A lo largo de unos 6.000 kms de la costa croata, incluyendo las islas se puede encontrar gran cantidad y diversidad de playas, de las cuales 116 están perfectamente equipadas con todo aquello que el visitante pueda necesitar (alquiler de barcos, posibilidad de realizar deportes acuáticos, espacios habilitados para niños, bares y restaurantes). También encontramos playas poco conocidas, casi vírgenes y solitarias. Todo esto sin olvidar que la calidad de sus aguas está considerada como “excelente”.

 

Playas de Istria

Están perfectamente equipadas. En la costa oriental destaca la de Lanterna y en la occidental, la playa naturista de Funtana. Si busca playas más salvajes, el paraíso se encuentra a pocos kilómetros de Pula, en la reserva del Cabo de Kamenjak, 30 kms de maravillosas calas.

Otra de las playas más bonitas se encuentra en Rovinj, a sólo 15 minutos a pie, cala Lone, ideal para familias con niños, cerca hay pequeñas calitas rocosas para quienes busquen mayor intimidad.

 

Playas de Kvarner

En las islas de esta región existe una gran cantidad y variedad de playas, desde las más concurridas como la Playa Paradisiaca (Rajska), en la isla de Rab, una playa de arena completamente equipada y con casi dos kms de longitud. Hasta las más solitarias y salvajes con un acceso más difícil e incluso por mar.

Tenemos también la Playa de Vela, en la isla de Krk, una playa de guijarros y arena de unos 1.800 metros equipada con instalaciones deportivas y chiringuitos. En la misma isla y alejada de las multitudes podemos encontrar la Playa Stara Baska.

La isla de Losinj ofrece preciosas playas por toda su costa y está considerada un destino de turismo de salud y bienestar.

Sobresalen también en la isla de Cres la Playa de San Juan, y ya en el continente en el pueblo de Lovran la Playa de Medveja.

 

Playas de Zadar

Aquí se encuentra una de las playas más largas y conocidas, la Playa de la Reina, 3 kms de arena con aguas cálidas.

Para los que tienen niños está la Playa de Jaz, otra de las más destacadas y de poca profundidad. Si queremos la típica playa de aguas cristalinas que ocupa todas las portadas de las revistas podemos elegir la Playa de Sakarun, en la isla de Dugi Otok.

Y no podemos olvidar la Playa de Zrce, en la isla de Pag, escenario de festivales de música electrónica, discotecas y fiestas en barcos durante todo el verano.

 

Playas de Sibenik

En la región de Sibenik encontramos playas perfectamente equipadas. Una de las más populares Playa Blanca, de unos 700 metros de longitud de arena y guijarros y con poca profundidad, ideal para familias con niños y adaptada para discapacitados.

 

El baño perfecto lo encontrará en el Parque Nacional de Kornati, estas islas destacan por tener un gran número de calas y centenares de islas protegidas con la denominación de parque nacional que harán las delicias de lo buceadores y los amantes del turismo naútico. Hay playas de arena, de guijarros y de poca profundidad ideales para niños.

 

Playas de Split

En la Rivera de Makarska que va de la frontera de Dubrovnik a la de Omis, unos 60 kms llenos de enclaves naturales para disfrutar de un buen baño.

Una de la playas más bellas es la de Cabo Largo o Dugi Rat, de unos 900 metros y de guijarros y con un bosque de pinos que hace más agradable los días calurosos del verano con su sombra.

Hay que nombrar también la playa nudista de Nugal, una bahía de guijarros rodeada de acantilados. No debemos olvidar la Playa de Bol o Zlatni Rat, una lengua de tierra debida a la acumulación de arena y sus aguas turquesas que parecen una piscina, la de Stiniva, rodeada de acantilados, en la isla de Vis, y para el que busque ambiente festivo la Playa de Carpe Diem en la isla de Hvar.

 

Playas de Dubrovnik

En las islas del sur de Dalmacia encontramos las paradisiacas playas de la isla de Mljet y el archipiélago de Lastovo.

En la localidad de de Saplurana, en la isla de Mljet, las playas están aisladas y protegidas, perfectas para disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza casi virgen.

 

La isla de Lastovo está rodeada por 46 islitas de bellas bahías y acantilados con una naturaleza prácticamente intacta. Es un Parque Natural y una de las playas más bonitas es la de Puerto Escondido (Skrivena Luka), indivisable desde alta mar, protegida del viento y orientada hacia al sur, por lo que sus aguas son cálidas.

Frente a la isla de Korčula en la pequeña isla de Proizd nos encontramos con la playa de ensueño de Batalo.

Ya en la ciudad de Dubrovnik, junto al casco histórico está la Playa de Banje, con vistas a la muralla. A unos once kilómetros la Playa de Mlini y a unos 30 minutos por carretera nos encontramos con la playa que lideró el ranking de mejor playa en 2019, Pasjaca.

 

Islas de Croacia

En Croacia hay 1.244 islas e islotes repartidas por el Adriático desde Damacia hasta Istria. En la actualidad solo 50 islas están habitadas con pequeños núcleos urbanos, generalmente pueblos marineros que viven del turismo nacional e internacional.

Cada isla tiene su atractivo, tradiciones e identidad propia. Todas son muy bonitas y un destino ideal para el verano dependiendo de si le gusta la fiesta o la tranquilidad, la montaña o la playa, el senderismo o los deportes acuáticos… Y lo mejor es que la mayoría se encuentra a pocos kilómetros de la costa y bien comunicada desde los principales puertos del país.

 

Hvar

Es una de las islas más grandes del Adriático y la más conocida de Croacia por sus bosques vírgenes, playas de arena blanca y cristalinas aguas. Dos de sus atractivos más importantes son la Gruta azul y la cueva verde. Por la noche, hay mucho ambiente ya que los locales cierran al amanecer.  El ferry sale desde Split.

 

Korčula

Es otra de las más grande del Mar Adriático. Famosa porque según cuentan los croatas aquí nació el famoso Marco Polo. Es una ciudad perfecta para saborear su belleza, pasear sin rumbo y deleitarse con la puesta de sol y donde pasar unos días tranquilos con la familia. El ferry sale desde Dubrovnik entre mayo y septiembre, si quiere ir en otra época tendrá que desplazarse hasta la ciudad de Orebic a tres horas de Dubrovnik.

 

Vis

Está muy cerca de la isla de Hvar y fue a partir de 1989 cuando se abrió a los extranjeros ya que era un punto estratégico y militar de la Antigua Yugoslavia. Por eso, su oferta de alojamiento es limitada. Es un destino tranquilo, ideal para el relax, la desconexión y disfrutar en pareja. Sus playas y calas son espectaculares y en la pequeña isla de Bisevo se esconde la espectacular Cueva Azul, en la que cada día entre las 11 y las 12 los rayos del sol entran a través de una abertura y se reflejan en el agua hasta una profundidad de 16 metros, iluminando la gruta con colores azules y plateados.

 

En Vis podrá degustar el pescado más fresco de todo el país debido a su tradición pesquera y como curiosidad decir que aquí se rodó la segunda parte de Mamma Mia.

 

Brac

Es la tercera isla más grande de Croacia y una de las más habitadas y con más historia. Muchos la consideran la más bonita de Croacia y es perfecta para tomar el sol y hacer todo tipo de actividades en familia. Aquí se encuentra la playa más famosa de todo el país, la playa de Bol que nombramos anteriormente.

Como curiosidad tiene que saber que su mármol blanco ha sido utilizado para la construcción de la Casa Blanca de Washington y que en la isla está el lugar más alto del Adriático, Vidova Gora, desde donde dicen se puede ver Italia.

Brač tiene muy buenas conexiones con Split.

 

Mljet

Se encuentra muy cerca de Dubrovnik y es una isla muy pequeña. Los ferrys salen del Puerto de la Cruz, justo al lado de la estación de autobuses.

Mljet es famosa por su Parque Nacional y sus maravillosos lagos de agua salada situados dentro del mismo parque. Es una isla en la que disfrutará si es amante de la naturaleza y se recomienda la visita al Veliko Jezero (lago grande), donde hay un islote llamado Santa María, que alberga un monasterio Benedictino del siglo XII y visitar el pueblo de Prozurska Luka.

 

Pag

Situada en el norte del Mar Adriático. Destaca por su original paisaje lunar de colores ocres que se funde con el azul turquesa del mar. Está formada por dos cadenas montañosas que recorren la costa a lo largo de sus 63 kms. Encontrará playas increíbles, casi vírgenes, así como pequeños pueblos pesqueros. En la zona norte de la isla, se encuentra Lun, una de las tres localidades con mayor número de olivos salvajes de todo el mundo, con ejemplares de entre 800 y 2.000 años de antigüedad. Por otro lado, si le gusta la fiesta recordarle que es aquí donde está la famosa playa de Zrce.

 

Rab

Aquí encontrará las mejores playas de arena de Croacia, como la Playa Paraíso (Rajska Plaza), las de San Marino y Kampor. También es famosa por sus calas, bahías naturales y porque aquí comenzó el naturismo en el país.

Si viene a Rab es obligatorio visitar el centro histórico, con numerosos palacios, iglesias y cuatro campanarios romanos que se han convertido en el símbolo distintivo de la isla y subir a uno de sus tantos miradores para disfrutar la belleza del Adriático.

 

Krk

Además de ser la segunda isla más grande y la más poblada del norte del Adriático es también a la que llegar más fácil ya que está unida a tierra firme por un puente, y a solo 2 horas por carretera del aeropuerto de Zagreb.

Se la conoce como ‘The Golden Island’, famosa por sus limpias aguas, que la hace ideal para la práctica del submarinismo. Situada en la cálida bahía de Kvarner, su paisaje es muy diferente entre el norte y el sur. Mientras que el norte es rocoso y ventoso, en el sur predomina la vegetación y están las playas más bellas de la isla, como la playa de arena de Baska.

En la bahía de Klimno destacan los pueblos de Soline, famoso por las salinas que datan de la época romana y  Melini, popular por su barro curativo.

 

Cres

Es otra de las islas es perfectas para los amantes de la naturaleza, paisajes salvajes, densos bosques y fragancia mediterránea. Si le gusta el buceo y la pesca deportiva, Cres es un buen sitio para practicarlos.

Conectada con un puente como la isla de Krk y con una gran diferencia entre el norte (bosques de robles y castaños) y el sur (casi desértico por el viento continuo). Sus pueblos ofrecen un ambiente marinero, riquísima y fresca gastronomía y buenas infraestructuras en las playas para pasar unas vacaciones familiares.

Su gran  secreto es el Lago Vransko, hay muchas historias alrededor de él, hasta el punto que cuentan que en sus profundidades yace un castillo y los días de tormentas repican las campanas.

 

Obonjan

Ha pasado desapercibida mucho tiempo, sin embargo, ofrece al visitante todo lo necesario para unas vacaciones perfectas. Es una isla zen, donde disfrutar y desconectar del mundo,  un lugar por donde parece que no ha pasado el tiempo, pero a la vez se pueden realizar actividades deportivas, sesiones de yoga en la playa, talleres para revitalizar cuerpo y mente. También es posible hacer excursiones a los Parques Nacionales de las islas Kornati o Krka. Desde Sibenik salen barcos que le llevarán al paraíso en tan solo 45 minutos.

 

¿Cuál es la mejor época del año para viajar a Croacia?

En el interior de Croacia hay un clima lluvioso, cálido y templado, diferente al clima mediterráneo (parecido al de España) que se vive en las zonas costeras. Hace mucho más frío en el interior, con nieve en y temperaturas bajo cero en invierno, y rondando los 20-25 grados en verano. En la costa las temperaturas son más suaves, pero llegan a ser muy calurosas en verano. Suele llover más en el interior, especialmente en otoño y primavera.

Julio y agosto son los principales meses de afluencia turística, por lo que se recomienda ir en mayo/junio o septiembre/octubre, de esta manera se evitan las grandes afluencias de turistas y se disfruta de un clima cálido y agradable. Como contrapartida, es en julio y agosto cuando se puede disfrutar de festivales, fiestas y otros espectáculos del animado panorama cultural en Croacia.

 

Información turística general de Croacia

El idioma oficial es el croata. En Croacia se habla mucho más el alemán que cualquier otro idioma, aunque también está generalizado el italiano. En los últimos años para los turistas comienza a ser usado también el inglés y el francés.

 

Se puede llegar por tierra, mar o aire. El tren ofrece conexiones directas o con transbordo con casi todos los países europeos. Las autopistas, tanto si viaja en autobús o en coche son una buena opción por ser nuevas, rápidas y modernas. Las costas son accesibles durante todo el año gracias a las líneas de ferry con Italia. Existen nueve aeropuertos internacionales en Croacia, que comunican el país con las principales metrópolis europeas, sobre todo durante el verano.

 

La moneda oficial en Croacia es la kuna (1 kuna = 100 lipas). Las divisas se cambian en bancos, oficinas de cambio y oficinas de correos, así como en la mayoría de las agencias de turismo, hoteles y campings. Casi todos los hoteles, puertos deportivos, restaurantes y tiendas admiten pagos con tarjeta bancaria (Eurocard/Mastercard, Visa, American Express y Diners), siendo posible también sacar dinero en cajeros automáticos.

 

Durante la temporada turística la mayoría de los comercios están abiertos en días hábiles de 8 a 20 horas, estando muchos de ellos abiertos los fines de semana. Las oficinas de la administración pública y oficinas de negocios abren por lo general de 8 a 16 horas, de lunes a viernes.

 

En Croacia se puede comprar artesanía, sobresale la bisutería, pendientes, pulseras, colgantes, así como encajes, bordados, cristal, corbatas (muy típicas), licores de fruta y el morcic, un amuleto de la zona de Rijeka que puede encontrar con forma de pendiente, pulsera, collar, etc…

 

La tradición gastronómica en Croacia se divide en dos grandes grupos, según su ubicación geográfica. Por un lado, las regiones de la costa del mar Adriático, de fuerte influencia griega, italiana y francesa. Por otro, las del interior del país, de tendencia eslava, con elementos de la cocina húngara, vienesa y turca.

No se puede dejar de probar el clásico Goulash, de origen austro–húngaro, preparado a base de carne de ternera, cebolla, extracto de tomate, caldo de gallina y paprika. La cocción de la carne lleva como mínimo dos horas y media. El resultado: una carne muy tierna y condimentada, que, según dicen los expertos, se corta únicamente con el tenedor. Se sirve acompañado con arroz blanco o patatas hervidas.

En cuanto a las bebidas Croacia tiene una antigua tradición vinícola. El norte es más famoso por los vinos blancos, mientras que el sur presume de sus intensos vinos tintos. Las variedades de uva autóctonas más famosas son Malvazija y Plavac Mali.

La Rakija es una bebida alcohólica muy fuerte, hecha a partir de varias hierbas y frutas. Será probablemente la primera cosa que le ofrezcan cuando venga a Croacia.

 

¡En Greca puedes encontrar paquetes de viajes a Croacia en el mejor precio y modificarlos a tu medida!

01
¿Qué ver y hacer en Croacia?
02
¿Cuál es la mejor época del año para viajar a Croacia?

Respuesta en menos de 24hs. ¡Consulte Ahora!

Teléfono de Contacto
Fecha de llegada